vinicola.es.

vinicola.es.

¡Atención! El calor del verano puede arruinar tu vino

¡Atención! El calor del verano puede arruinar tu vino

¡Atención! El calor del verano puede arruinar tu vino

El verano es una época de disfrutar del aire libre, el sol y la playa. Pero para los amantes del buen vino también puede ser un momento de preocupación. El calor extremo al que se someten las botellas durante el verano puede afectar negativamente la calidad y el sabor de muchos vinos. En este artículo, vamos a profundizar en este tema y ver cómo puedes proteger tus vinos del calor del verano.

¿Por qué el calor afecta al vino?

El vino es un producto delicado que reacciona a diferentes factores externos, desde la luz hasta la temperatura. El calor excesivo puede afectar negativamente el sabor, aroma y estructura del vino. Los vinos blancos y rosados son los más susceptibles a sufrir daños debido a que son vinos delicados y ligeros. Mientras que los vinos tintos también pueden ser afectados el calor excesivo puede dañar sus taninos, reduciendo así su capacidad de envejecer y desarrollar sabores más complejos.

El calor acelera el proceso de oxidación y el crecimiento bacteriano en el vino. Además, el calor también puede provocar que el corcho se contraiga y se expanda, lo que puede provocar que el aire ingrese a la botella y estropee el vino.

Cuida de tus vinos durante el transporte

Transportar tus vinos puede ser un momento crítico para su calidad, si no se protegen correctamente. Cuando el clima es cálido, evita que tus botellas de vino sean expuestas a temperaturas cálidas o fluctuaciones de temperatura. Si tu vino es entregado por un servicio de mensajería, asegúrate de que la compañía ofrecerá transporte refrigerado, y si no es así, es mejor evitar las entregas durante los días más calurosos.

Almacenamiento - Lugares frescos y oscuros

El almacenamiento adecuado es esencial para mantener tus vinos en buenas condiciones, asegurando así una mayor cantidad de tiempo de envejecimiento si se decide guardarlos. Esto no significa necesariamente que debas invertir en una bodega subterránea, pero tu bodega, o cualquier otra área de almacenamiento, debe estar fresca y oscura.

Los lugares más adecuados para almacenar tus vinos son aquellos que no experimentan fluctuaciones abruptas de temperatura. Un sótano, una despensa o una bodega oscura pueden ser lugares adecuados, siempre y cuando se mantengan a una temperatura constante de entre 10 y 14 ° C. Si no tienes dichos lugares, un armario de almacenamiento oscuro y fresco con temperatura controlada es una buena opción.

Los lugares cálidos como tu cocina o la sala de estar no son lugares apropiados para almacenar tus botellas de vino. De hecho, estos lugares son los peores y, en los días calurosos, un sólo día puede ser suficiente para dañar el vino.

Humedad y posición de las botellas

La humedad también es un factor importante en el almacenamiento de vino. La humedad adecuada en la bodega es necesaria para mantener los tapones de corcho húmedos. Sin embargo, la humedad en exceso puede dañar las etiquetas y las cajas. Por lo tanto, una humedad del 70% es ideal.

Es importante mantener las botellas en posición horizontal, lo que permitirá que el corcho esté siempre húmedo y sellando la botella adecuadamente. Si almacenamos el vino en posición vertical, el corcho se seca, se encoge y el aire penetra en la botella.

Enfriadores de vino

El enfriador de vino, aunque suena genial, también tiene algunos problemas. El enfriamiento rápido y el aumento de la temperatura pueden provocar que la temperatura del vino fluctúe bruscamente, lo que afecta negativamente su calidad. Para resolver esto es importante tener un enfriador de vino que tenga una buena regulación de la temperatura, incluyendo un termómetro para controlar la temperatura y una regulación de temperatura que garantice que la temperatura no descienda rápidamente.

Protege tus vinos del sol y la luz

La luz del sol puede afectar negativamente el sabor y aroma de los vinos. Por lo tanto, evita almacenar tus botellas de vino en lugares donde reciban luz directa del sol. Los estantes especiales para botellas pueden ser una opción para mantener las botellas de vino protegidas del sol. También es importante utilizar botellas con vidrio tintado oscuro para reducir la cantidad de luz que penetra en la botella.

Conclusión

El calor del verano es un enemigo para los vinos que afecta negativamente su calidad si no se cuidan adecuadamente. Si quieres disfrutar de tus vinos favoritos durante los meses de verano, es importante protegerlos del calor extremo. Evita almacenar tus botellas de vino en lugares cálidos o con luz directa del sol.

Almacenar tus vinos en un lugar fresco y oscuro, en posición horizontal y sin moverlos constantemente, ayudará a que tu vino no se dañe. Si transportas tus botellas de vino durante el verano, asegúrate de que el transportista ofrezca transporte refrigerado.

Con estos consejos podrás disfrutar de tus vinos favoritos durante todo el verano, asegurándote de que tu vino se mantenga en las mejores condiciones posibles.