vinicola.es.

vinicola.es.

Maridajes sensacionales: vinos rosados y platos de verano

Maridajes sensacionales: vinos rosados y platos de verano

Introducción

El vino rosado es una bebida versátil que se adapta perfectamente a los platos de verano. Con una amplia gama de sabores y estilos, los vinos rosados son ideales para maridar con una amplia variedad de platos, desde ensaladas frescas hasta pescados y carnes ligeras. En este artículo, exploraremos los maridajes más sensacionales de vinos rosados y platos de verano.

Los vinos rosados

Los vinos rosados son vinos que se obtienen a partir de uvas tintas. La piel de la uva tintora es la que contiene los pigmentos que dan color al vino. En los vinos rosados, el contacto de la piel con el mosto es muy breve, lo que da como resultado un color rosado pálido. Los vinos rosados pueden ser secos o dulces, y suelen ser ligeros y fáciles de beber.

Los diferentes estilos de vino rosado

Existen numerosos estilos de vino rosado. A continuación, presentamos algunos de los más comunes:
  • Rosé de Provence: Los vinos rosados de Provence son muy populares. Son vinos frescos y afrutados, ideales para maridar con platos de verano.
  • Tempranillo rosado: El Tempranillo rosado se produce con la variedad de uva Tempranillo, típica de la Rioja. Se caracteriza por su color rosado intenso y su sabor a frutos rojos.
  • Blush: El Blush es un vino rosado con un contenido de azúcar más elevado que los vinos rosados secos.

Vinos rosados y ensaladas

Las ensaladas frescas son perfectas para maridar con vinos rosados. En general, cualquier ensalada que contenga frutas o verduras frescas combinan a la perfección. Por ejemplo, una ensalada de pepino, aguacate y mango se combina maravillosamente con un Rosé de Provence. También puedes probar una ensalada de tomates con un Tempranillo rosado.

Vinos rosados y pescados

Los vinos rosados ligeros son maravillosos para maridar con pescados. Un Rosé de Provence o un Blush se combinan a la perfección con un salmonete a la plancha o un ceviche de gambas. Los vinos rosados también funcionan con platos de pescado más intensos, como la sardina o el atún rojo.

Vinos rosados y carnes ligeras

Los vinos rosados también pueden maridar con carnes ligeras. El Tempranillo rosado, por ejemplo, funciona muy bien con una pechuga de pollo a la parrilla. También puedes probar un Rosé de Provence con una hamburguesa de ternera o una brocheta de cerdo.

Vinos rosados y postres

Los vinos rosados dulces o semi-dulces se combinan muy bien con postres ligeros, como una tarta de frutas o una macedonia. También puedes probar un Rosemoscato con una tarta de queso.

Conclusión

En conclusión, los vinos rosados son una opción excelente para maridar con platos de verano. Su versatilidad y frescura los hacen perfectos para platos ligeros como ensaladas, pescados y carnes ligeras. Además, los vinos rosados también pueden maridar con postres. Si quieres disfrutar de una comida ligera y deliciosa en verano, no dudes en probar un vino rosado.